Conócenos

Quienes somos

Mood Natural Barcelonanace en Barcelona en el año 2014 de la mano de dos familiares, Elena Guasch, especializada en comunicación y responsabilidad social corporativa, y Laia Guasch, farmacéutica y especialista en asuntos regulatorios y de calidad del sector cosmético.

Elena Guasch y Laia Guasch son la cuarta y quinta generación de mujeres de una misma familia con inquietudes por el bienestar, y han agrupado los conocimientos y las ganas de vivir de manera completa de las tres generaciones de mujeres que las han precedido para crear Mood Natural Barcelona, una marca enfocada a elaborar productos innovadores de alta calidad, lo más responsables posible, para intentar mejorar el estado de ánimo de las personas.

Al legado de las generaciones anteriores han añadido su visión, los conocimientos, la ciencia, la tecnología y la innovación sin olvidar nunca su esencia y raíces mediterráneas.

“Me gusta el mar, la naturaleza y disfruta de una buena compañía.”
Testimonial por Elena Guasch
Elena Guasch
Especialitzada en comunicació i responsabilitat social corporativa

De pequeña soñaba con viajar, vivir y conocer diferentes culturas de países de todo el mundo. Afortunadamente, mis sueños se han hecho realidad y he vivido en cinco países de tres continentes distintos. Me formé en el ámbito de las letras y las ciencias sociales. Tengo un espíritu curioso y la mente abierta. Me interesan los proyectos de carácter social y siempre estoy lista para afrontar nuevos retos. Soy alguien en quien puedes confiar, intento disfrutar al máximo de las oportunidades que me brinda la vida y procuro compartir el tiempo con las personas que más quiero: mi familia y los amigos. En el tiempo libre, me gusta salir, practicar deporte, pasear, leer, relajarme y cuidarme.

“Disfrutar de cada momento es mi máxima.”
Testimonial por Laia Guasch
Laia Guasch
Farmacèutica i especialista en afers regulatoris i qualitat del sector cosmètic

Mirar siempre hacia delante es mi máxima. Después de seis meses viajando alrededor del mundo con mi pareja, y con nada más que una mochila a las espaldas y unas sandalias, entendí que la clave de la felicidad yace en la sencillez de la vida. Me gusta salir a correr al aire libre, soy una amante de la dieta mediterránea y procuro dejar la mente en blanco un rato cada día para cargar pilas. La formación científica me da una perspectiva ordenada, que me preocupo de desordenar de tanto en tanto porqué creo que en la vitalidad se encuentra la energía del optimismo.